Un médico cordobés atendió en pleno vuelo a un pasajero que ocultó síntomas para volver a Argentina