Sin respetar la distancia, hay largas colas en los bancos para cobrar