Defensor del Pueblo de la Provincia de Córdoba

miércoles, 8 de noviembre de 2017

CGT Nacional y Popular



Observamos con preocupación estos nuevos proyectos de ley de Reforma Laboral, Tributaria y
Previsional, que intentan hacernos retroceder en conquistas y derechos laborales que se han
logrado a través del movimiento obrero argentino.

Con nombres amenos y descripciones generales, se toman decisiones que destruyen la
economía familiar de los argentinos y argentinas. Estas políticas sólo tienen un nombre y un fin:
AJUSTE, y su finalidad es la transferencia de recursos de las clases populares a los capitales
concentrados.

Cada plan trazado hasta el momento por el gobierno macrista, fue un paso para generar
beneficios para los empresarios y dejar a los trabajadores organizados debilitados.

-La flexibilización laboral es una política que afecta a los estudiantes secundarios (prontos a salir
al mundo laboral), precarizándolos o haciéndolos trabajar “gratis” en puestos laborales que
deberían ser aptos y pagados para jóvenes estudiantes de universidad.

-A los jóvenes universitarios se los fuerza a trabajar como “aprendices” en planes laborales, les
pagan un mínimo ridículo que es un vuelto para las empresas, por lo que llenar las plazas
laborales con mano de obra barata, precarizada y joven, que es más fácil que mantener a un
empleado con una familia.

-Esa familia que pierde hoy su sustento, mañana tiene que buscar trabajo de “lo que sea” por “lo
que sea”. El trabajador promedio, desesperado por la suba de alimentos y servicios, acepta ser
parte del juego macabro que le paga monedas por un trabajo de varias horas y con menos
beneficios laborales.

-Porque los beneficios laborales por los que luchamos, empiezan a disminuir para todos, incluso
para los que dieron toda su vida en un trabajo y ahora están jubilados. Se les miente a los
adultos mayores que se los va a “compensar” por la historia de saqueos que han sufrido las
cajas de jubilaciones, pero por detrás se les quita beneficios, descuentos y facilidades de
adquisición de productos.

-A esto se le suma que ante los despidos, que son proporcionales a la falta de trabajo, los
sueldos que no suben junto a la inflación, la pérdida de nivel adquisitivo, del poder de compra, de
la posibilidad de pagar a tiempo las facturas que suben, se silencia a cualquier agrupación

organizada de trabajadores que quieran salir a protestar. Se criminaliza la protesta y se debilita
con mentiras a los sindicatos desde los medios.

Y esto es un panorama simplificado de lo que está pasando en Argentina. El terreno así está listo
para que se aplique la reforma de flexibilización laboral porque hay una “emergencia
económica”... generada por las mismas medidas de gobierno.

A la CGT nacional le pedimos que estén a la altura de las circunstancias que la historia y los
trabajadores demandan, es imposible estar de los dos lados del mostrador, aquí se defiende al
movimiento obrero y el futuro de nuestro hijos.

Repudiamos cualquier intento de hacer que el movimiento obrero sea servil al capital financiero.
Nos toca defender las banderas históricas que nos dejó Perón de Soberanía política,
independencia económica y justicia social.

Es hora de frenar el ajuste y solo lo podremos hacer con unidad del movimiento obrero,
estudiantes organizados, organizaciones sociales, profesionales, cooperativas y el empresariado
de las Pymes, porque la única lucha que se pierde es la que se abandona.

Julio Mauricio Saillén
Sec. Gral.
2017 - Radio Táctica - Tu Alternativa Digital
Córdoba, Argentina